miércoles, 17 de septiembre de 2008

Oda...

Iluminas mi luz con tu mirada…

En ti, estrella lejana, es donde mueren mis sueños,

en esa furia calmada que es el seno de tu adentro,

espabilas mis sentidos,¡Que vivo! ¡Que intenso! ¡Que tierno!

Caro dulce despertar que me suspende en el tiempo,

en un parco abrazo o beso se funde tu cobertura con mi piel, 

y es entonces que me abandona mi cuerpo,

que mi cuerpo no es mi cuerpo,

no es el tuyo,

no es del cielo,

Estará en algún lugar, entre realidad y deseo…

En un golpe, la conciencia se disipa por completo,

mas a fondo, mas adentro, confundimos alma y hueso,

hasta romper el mundo, que se agita, inquieto,

por ver volar personas como polvo sobre el viento,

Y siempre vuelvo a ti, y me recoges en tu pecho,

Y cuando vuelvo así, es cuando más te deseo,

Porque soy menos de mí, algo indefenso,

Y es por eso,

Es por eso,

Que iluminas mi luz con tu mirada…

Dedicada a las mandarinas (que si no, hay alguien que me mata... y yo la mataré si no me comenta)

1 comentario:

bersecker dijo...

Bueno, me conformo con eso aunque la hayas escrito un año despues de decirme que arias una oda a la mandarina.
PD:Esta bastante bien, que voy a decir?. Ya hablaremos...